Libro: El Juego Interior del Tenis

Gallwey desarrolla su planteamiento en torno al concepto de “juego interior” y “yo dos”, argumentando que estos son elementos fundamentales para mejorar el rendimiento en el tenis, así como en otras áreas de la vida.

Según Gallwey, el “juego interior” se refiere a la mentalidad del jugador, que incluye su forma de pensar, sentir y comportarse en el campo de juego. Este aspecto interno del juego se enfoca en cómo el jugador maneja la presión, el estrés y las expectativas, y cómo se relaciona con su propio cuerpo y mente.

El “juego exterior”, por otro lado, se refiere a la técnica física del tenis, como la forma en que se golpea la pelota, se mueve y se posiciona en la cancha.

Gallwey argumenta que la mayoría de los jugadores de tenis, y en general las personas en cualquier actividad, se enfocan demasiado en el “juego exterior”, es decir, en la técnica y en la ejecución de movimientos físicos, mientras que descuidan su “juego interior”, lo que a menudo conduce a una falta de confianza, errores y bajo rendimiento.

El autor plantea la idea de que cada persona tiene dos “yo” interiores: el “yo uno” y el “yo dos”. El “yo uno” se refiere a la parte consciente de la mente, que se enfoca en la técnica y en lo que el jugador está haciendo en el momento presente.

Por otro lado, el “yo dos” se refiere a la parte inconsciente de la mente, que es más rápida, intuitiva y natural, y que está relacionada con el pensamiento creativo, la toma de decisiones y el movimiento fluido.

Según Gallwey, el “yo dos” es más importante que el “yo uno” en el juego del tenis, ya que es responsable de la ejecución natural de los movimientos y la toma de decisiones rápidas y precisas. El “yo uno”, por otro lado, a menudo se enfoca demasiado en la técnica y en los errores, lo que puede interferir con la ejecución natural y fluida del juego.

Para mejorar el “juego interior”, Gallwey propone que los jugadores de tenis aprendan a confiar en su “yo dos” y permitan que se exprese libremente en el campo de juego. Esto implica liberarse del control excesivo del “yo uno” y permitir que el cuerpo y la mente trabajen juntos en armonía.

El primer paso para mejorar el “juego interior” es tomar conciencia de la presencia del “yo uno” y aprender a liberarse de su control. Esto se puede lograr a través de la práctica de la meditación y la atención plena, que ayudan a desarrollar la conciencia de la mente y el cuerpo, y a reducir la interferencia del “yo uno”.

Otro aspecto importante del enfoque de Gallwey en el “juego interior” es la importancia de la visualización y la imaginación. Considera que la visualización es una herramienta poderosa para entrenar la mente y mejorar el rendimiento en el tenis. Al visualizar el juego en la mente, los jugadores pueden prepararse para el juego real, desarrollar habilidades de resolución de problemas y aumentar su confianza en sí mismos.

La visualización puede ser utilizada para mejorar la técnica, la precisión y la velocidad, así como para reducir el estrés y la ansiedad. Además, Gallwey enfatiza la importancia de la comunicación interna positiva. Muchas veces, los jugadores pueden ser su peor enemigo, criticándose a sí mismos y juzgando cada error que cometen.

Esto puede llevar a una disminución en la confianza y la autoestima. En lugar de esto, Gallwey sugiere que los jugadores aprendan a comunicarse consigo mismos de manera positiva, utilizando afirmaciones y palabras de aliento para mantener la motivación y la confianza.

También habla sobre la importancia de la atención plena en el juego del tenis. La atención plena es la práctica de estar presente y consciente en el momento presente, sin juzgar o analizar lo que está sucediendo.

Al estar plenamente presentes en el juego, los jugadores pueden mejorar su capacidad de concentración, aumentar su conciencia del cuerpo y mejorar su capacidad para responder de manera efectiva a las situaciones que se presentan en la cancha.

En resumen, el planteamiento de Gallwey en “El Juego Interior del Tenis” se enfoca en el desarrollo del “juego interior” del jugador, que incluye la mentalidad, la comunicación interna y la atención plena. Al enfocarse en el “yo dos” y confiar en la ejecución natural de los movimientos, los jugadores pueden mejorar su rendimiento y disfrutar más del juego.

Además, Gallwey sugiere la práctica de la meditación, la visualización, la comunicación interna positiva y la atención plena como herramientas para mejorar el “juego interior”.

(También publicado en Linkedin)

× ¿Cómo podemos ayudarte?